9 fases por las que pasas para superar tu proceso de dueloHasta hace poco hablar de duelo por separación podía sonar extraño , de hecho, aún mucha gente se toma a la ligera el cese o término de la relación de pareja, diciendo cosas como:

  • Es lo mejor que podías haber hecho, total no servía para nada. Esta frase benevolente va directa a tu estómago, ya que a tu ex-pareja la elegiste tú y puede que sea el padre /madre de tus hijos.
  • Pega directamente en tu autoestima, acompañada de un sentimiento de fracaso.
  • Vas a estar mejor solo/ sola, así puedes hacer lo que quieras.
  • Ya no vas a tener problemas con tu familia. Que puede ser real, pero para ti es igual de doloroso.
  • Es lo mejor para tus hijos. Puede que sí, pero conlleva un sufrimiento y un reajuste.
  • No te pongas así, le pasa a todo el mundo…

El proceso de duelo por separación, requiere un elaboración en solitario o a través del COUNSELING

.

También se puede llamar trabajo de duelo, que no hay que pasar por alto, ni como decía antes tomar a la ligera.

Tus pensamientos pueden ir en  la dirección “yo estoy bien, no lo necesito”. Te aseguro que no es verdad.

Ante cualquier perdida, sea de pareja, relación de amistad, trabajo… surgen unos sentimientos, que como no los entiendas , canalices y trabajes en ellos se pueden convertir en enfermedades tanto físicas como mentales ( duelo complicado).

Te pueden acompañar toda la vida.

Este recorrido tiene sus reglas, tiene sus pautas, tiene sus mapas y el conocerlos te ayudará a llegar más firme al final del camino.

La elaboración del duelo, requiere de tiempo, dependiendo de varios factores (Factores del duelo en proceso de divorcio )

  1. Tu personalidad
  2. El grado de amor y vivencias habidas en tu relación
  3. La cantidad de pertenencias adquiridas conjuntamente
  4. Si habéis tenido hijos durante la relación
  5. Así como la claridad con la que vivas lo irreversible de la ruptura.

Pero, Qué es el duelo?

Para Jorge Bucay 2004 en el camino de las lágrimas, el duelo es un proceso de elaboración normal, que debe suceder, frente una perdida y que tiende a la adaptación y armonización de la situación interna y externa de las personas, frente a la nueva realidad.

La palabra duelo significa dolor y por tanto, el proceso de duelo por separación, en este caso, será un proceso de pasar por el dolor ante la separación de la pareja, también puede ser por pérdida o simplemente por situaciones muy dolorosas que te ocurren y tienes que asimilar, ordenar, y experimentar.

Los sentimientos, que aunque quieras evitar, son los que te van  a conducir a aceptar el hecho que ha pasado.

No sé si te has dado cuenta, vives en una sociedad que te transmite que debes estar siempre bien, alegre y feliz.

Que el dolor y el sufrimiento son malos, lo cierto es que tus emociones negativas no son malas como a priori te puedan parecer, están ahí para ayudarte a algo, y si luchas contra ellas y las niegas, al final el resultado es que no terminan de desaparecer.

Es cierto que hay sufrimientos inútiles. Vives continuamente interpretando lo que te pasa y según esas interpretaciones así te sientes.

Si interpretas hechos neutros como ataques, sentirás la misma ira que si realmente te estuvieran atacando, si interpretas fallos o errores sin mucha importancia como pruebas de tu poca valía, realmente sentirás un malestar acorde con estas ideas.

Este tipo de sufrimiento es inútil, porque de alguna forma lo provocas tú con tu forma de interpretar las cosas. Sin que realmente la situación sea tan negativa o siendo objetivamente negativa a veces sufres más de lo que te corresponde porque lo magnificas.

Así que en este caso permítete sentir el dolor, la ira y la tristeza para así poder pasar tu proceso de duelo por separación.

Como dice fonegra 2001, el duelo es un proceso de ajuste emocional después de una perdida, durante el cual diversas emociones luchan entre sí.

Según el DSM- IV- TR el duelo es una reacción a la muerte de una persona querida.

Señala síntomas característicos de un episodio depresión mayor como la tristeza, insomnio , pérdida del apetito y estado de ánimo depresivo .

Esta definición evidencia la perspectiva de la muerte ya que normalmente  el duelo patológico está asociado a la pérdida de un ser querido pero es aplicable también a otro tipo de perdidas como la que estamos viendo aquí por separación o por divorcio.

Los síntomas asociados pueden ser replicables a la vivencia del duelo por  separación o divorcio, pero en este caso estaríamos hablando de un duelo complicado que habría que tratar a través de terapia.

Vivencia individual del duelo

Cada pareja es un mundo, con circunstancias diferentes e individuales, con cargas afectivas y materiales también diferentes, además de tener hijos o no.

Todo esto hace que en la ruptura de pareja el proceso sea personal y diferenciado.

 Todo esto hace que en la ruptura de pareja el proceso sea personal y diferenciado

Hay que tener en cuenta:
  1. Quién finaliza la relación (no es igual dejar que se dejado o dejada)
  2. El motivo de ruptura no es lo mismo que sea porque no te llevas bien o porque hay otra persona y descubres una infidelidad
  3. También influye la forma en que se acaba la relación, si se habla o no hay oportunidad de explicación, si es por una pelea o es consensuado
  4. Qué impacto tiene en tus circunstancias vitales: tener hijos o no, cómo te quedas económicamente, si tu red de apoyo y amistades eran individuales o compartidas o de la otra parte …
  5. Características de la propia relación mantenida: años de convivencia, tipo de convivencia, que te aportaba esa relación…
  6. Características personales: no es lo mismo la ruptura a los 20 años que a los 50 años, si tienes una vida laboral y de ocio o no, si es la primera ruptura que la cuarta…
  7. Y también afecta qué te va a pasar a partir de la ruptura, cómo se comporta la ex-pareja, no es lo mismo que no pare de llamar  a que se mude a otra ciudad, que si te da problemas con los hijos y no  hay buena comunicación , que te controla y te vigila y te hace la vida imposible…
  8. Qué impacto familiar y social tiene: no es igual verte apoyado/ apoyada por familia y amigos a que si te critican y reprochan continuamente. Incluso en el caso de los hijos.

Proceso o Trabajo de duelo: 9 FASES

Los autores siguen sin ponerse de acuerdo en el número de fases, también las pueden llamar etapas e incluso tareas, como he dicho depende de quien las defina.

Para esta entrada, he elegido a mi parecer la clasificación más completa propuesta por la terapeuta Begoña Ramos González.

Más abajo te puedes ayudar con una Check-list de otra clasificación algo más sintetizada, pero que resume las etapas más relevantes.

Incredulidad o negación

Es la primera fase a la que te enfrentas.

Cuando eres tú la parte que rompe la relación esta fase parece inexistente, y digo parece, porque puede que haya aparecido esta negación durante alguna etapa de la relación donde empiezas a barajar la posibilidad de separarte.
Está claro que se observa de forma evidente si eres abandonado o abandonada sea por el motivo que sea.

Es una fase que se corresponde con el shock inicial de la noticia y con el mecanismo de defensa de no querer enfrentarte a esa realidad.

No hay duración establecida para esta fase, lo habitual es pasarla los primeros días o semanas desde que recibes la noticia.

Si tu ex-pareja tarda en abandonar el hogar o si las circunstancias de la ruptura han sido confusas; como por ejemplo: una pelea muy fuerte donde  no crees que se vaya a cumplir la amenaza, una ruptura muy brusca sin una etapa previa de conflicto o malestar o si las explicaciones no son muy claras.

Insensibilidad

Cuando dejas de negarte a el hecho en sí de la ruptura o empiezas a creértelo, entras en una fase muy curiosa dónde dices no sentir nada.

Si esta es la etapa por la que estás pasando ahora. Hablas del tema igual que si te comentan una noticia de la televisión, sin ningún tipo de emoción, como una mera descripción de hechos pasados, presente y puede que hasta futuros.
Quizás eres consciente de lo raro de la situación.

Puedes relacionarlo con el hecho de creer que en realidad no estabas tan enamorada o enamorado como pensabas en un principio. Que has aceptado muy rápido la ruptura y has pasado página.
Puedes notar que eres incapaz de conectar con tus emociones y no solo con las negativas sino también con las positivas es como si viviera bloqueada o bloqueado emocionalmente.

Te extraña que no llores ni te enfades demasiado pero también que no te alegres ni seas capaz de emocionarte como lo hacías antes.
Aquí existe un bloqueo y necesitas sentir que puedes avanzar en tu duelo.

Tristeza

A esta fase es fácil llegar, cuando te crees lo que está pasando y superas  el bloqueo inicial, empieza la tristeza y el dolor.

Si hay una emoción que corresponda más que otra cualquiera al duelo, esta es sin duda, la tristeza.

Es la emoción que corresponde a cualquier tipo de pérdida, es sana y necesitas pasarla.

Si hay una emoción que corresponda más que otra al duelo, esta es sin duda, la tristeza.

Es la emoción que corresponde a cualquier tipo de pérdida, es sana y necesitas pasarla.

  • Aparece de forma natural siempre  que  pierdes algo, desde el niño que pierde su juguete al que quiere mucho hasta la persona que pierde su empleo,  o cuando un buen amigo o amiga se distancia por algún motivo.
  • Actualmente es muy difícil tener la capacidad para emitir esta respuesta y ser  considerada como buena y necesaria , normalmente se promueve la felicidad y la alegría.
  • También lo puedes ver como un signo de debilidad y quieres estar fuerte por ti y por tus hijos, ya que intentas normalizar la situación para no afectarlos.
  • Al final no te permites ni les permites tener pequeños momento para estar triste y llorar.
  • Puede pasar que en momentos puntuales exploten  descontrolados e inoportunos.
  • Otras veces la tristeza la puedes esconder, porque tu ex pareja no se lo merece.
  • En otras ocasiones puedes asociarlo a la depresión y cada vez que te notas  la más leve tristeza pones en marcha una serie de mecanismos de distracción y auto-mensajes positivos o auto-regaños  para cortarla lo más rápido posible.

Aquí tienes que aprender a manejar esta emoción para poder seguir con tu vida y tus actividades.

Miedo angustia y culpa

En muchas ocasiones después de varias semanas de tristeza pueden aparecer en ti nuevas emociones que se van intercalando con esa tristeza.

Las fases, como he dicho antes, no necesariamente tienen que seguir un orden ni pasar por todas ellas. Puede que estas emociones aparezcan antes que la tristeza o no aparezca, sino que directamente pase de estar triste hasta comida con rabia o con rencor directamente.

El miedo

  • Aparece con bastante frecuencia, suele ser miedo a lo desconocido.
  • Puedes tener miedo a lo que te depara el futuro
  • A enfrentarte a nuevas tareas , que llevaba antes la otra persona y que al tener que hacerlas en tu nueva situación,  no vas a saber si eres capaz de llevarlas  a cabo.
  • Miedo a llevar sola tus hijos y a ser capaces de enfrentarte a todo lo que requiere esa responsabilidad y educación.
  •  Quizás miedo a todo y a nada en concreto, sólo al futuro que puedes sentir peor que lo ya conocido.

La angustia

Se mueve a veces como en forma de ansiedad y suele aparecer normalmente en  los trámites de la separación.
-Ante el juicio.
-Ante los trámites y las decisiones de las pertenencias que se queda cada uno o una.
-Las decisiones de custodia y pagos por los hijos .
Todo esto te puede crear gran ansiedad, sobre todo si no has quedado en buenos términos y la capacidad de resolución de problemas está mermada.

También puede pasar que tras la ruptura tengas información de tu ex pareja y te pueda crear desasosiego.

La información que te va llegando sea o no relevante; por ejemplo: el saber que está saliendo con otra persona o que le han visto en algún sitio con alguien o simplemente que sigue su rutina y aficiones y tú  estás en casa con la sensación de parálisis y pérdida vital.
Me temo que de todas estas informaciones la que más impacto emocional puede tener en ti es conocer una  infidelidad pasada una que ocurrió durante la relación.

Que el motivo de la ruptura fuera otra persona con o sin infidelidad.

La culpa

Aunque parezca lógica en el caso de que tú hayas dejado la relación por el motivo que sea y sobre todo si no ha sido de mutuo acuerdo.

Lo cierto, es que también puede aparecer si eres abandonado o abandonada. Puedes identificarte en ese sentido.

Aquí es donde te pueden aparecer los temidos y autodestructivos ” y si hubiera…” , “y si en vez de…”que además de negativo son poco prácticos y lo peor de todo es que pueden llegar a ser interminables.

Tienes clarísimo que tu ex es el malo o la mala de la historia y te ves como una auténtica víctima de todo lo ocurrido sin apreciar realmente la responsabilidad que has tenido en  la relación y en la ruptura.

La ira

Puedes identificarla en forma de enfado o  rencor.
Estás sumergida/o en la fase del porqué continuo, de las conclusiones,  incluso es una fase donde pueden aparecer la necesidad de venganza o castigo.
Aquí es donde tomas conciencia de lo que te ha pasado, de la pérdida y vives  la ruptura como un ataque personal o una injusticia.
En esta etapa es donde verbalizas todo el esfuerzo y sacrificio que  has hecho por tu ex -pareja. y ahora ves inútiles y con la sensación de haber perdido un tiempo valioso.
Así te puedes sentir sobre todo si eres el abandonado o abandonada.
Como en todas las fases no es negativa, después de haber estado triste y angustiado o angustiada durante un tiempo, esta emoción parece que proporciona una fuerza y ánimos que llevabas dormidos  y que en su justa medida te conducirán a la siguiente fase y por tanto a que continúe el proceso y finalice.

Aunque es una fase muy funcional también es una de las más peligrosas porque es muy fácil quedarse atrapado/ atrapada en ella.

Seguro que has visto a personas que mucho tiempo después de su ruptura o separación, incluso años hablan de sus parejas con el mismo odio y rencor que se hubiera pasado una semana.

El descontrol

Este tapa suele venir frecuentemente después de la ira o a la vez que está.

Puede surgir una energía renovada, con ganas de enfrentarte al mundo, salir, arreglarte de nuevo, cuidarte más físicamente e incluso es frecuente que tengas que tengas ganas de cambiarte el look: como el pelo, ropa maquillaje.

Reflejan al fin al cabo necesidad de cambio.
Está tapa es bonita cuando llega aunque siguen intercalándose la emociones positivas con las negativas.

En esta etapa puede sentir que vives una segunda juventud porque hay muchas ganas de hacer actividades, tener planes, salir de copas…
Teniendo hijos también, puede parecer que no, lo que pasa que es más complicado sobre todo para la persona en la que ha recaído la custodia de los hijos.

También es difícil el poder llevarlo a cabo cuando recibes críticas o reproches de tu entorno familiar que no entiende ese cambio y suele  pensar que va a ser permanente y no temporal.
Ten en cuenta que normalmente es temporal ya sea un corto largo periodo de tiempo, dependerá  de tus características personales, tus circunstancias y lo que quieras conseguir de esta fase.
En la mayoría de los casos tu autoestima se ha visto dañada tras la separación, especialmente si has sido la abandonada o el abandonado o ha habido terceras personas implicadas en la ruptura.
Sientes la necesidad de volver a verte bien y de volver a quererte como lo has hecho en un tiempo atrás.
A esta etapa la puedes llamar baño de autoestima.

Pueden aparecer relaciones pero de manera transitoria porque tienes que tener en cuenta que esto sigue siendo una etapa más de tu proceso de duelo por separación.

 Nostalgia

Esta fase la puedes vivir como una vuelta a la tristeza, aunque no suele darte con tanta intensidad.
La emoción que predomina en la nostalgia, no necesariamente echando de menos a tu anterior pareja sino las vivencias que compartiste con ella, el tener alguien al lado, él no encontrarte solo o sola, el ver que tú paseas con tu hijo con tu hija por el parque y no tienes nadie al lado.

Tienes que llevar a tu hijo al médico y antes casi siempre ibas en compañía de tu pareja y ahora lo tienes que hacer solo o sola, en definitiva echas de menos los buenos tiempos ,la ayuda y la compañía de vivir con otra persona. Sientes que tu compañera actual es la soledad. Un trago amargo, lo sé.
Esta es una buena tapa para hacer una revisión de lo ocurrido en tu vida.  Ver tu separación desde otra perspectiva.

Aquí no sueles tener en cuenta tan solo lo negativo o lo positivo, sino que eres capaz de hacer un balance y verlo con la calma del paso del tiempo y la madurez del aprendizaje.
Puedes notar que tienes más necesidad de estar en soledad menos ganas de quedar con amigos que antes y probablemente busques más excusas para quedarte en casa incluso los fines de semana.

Hay que tener en cuenta que la nostalgia es una es una emoción de la familia de la tristeza que reclama aislamiento e introspección.

En esta etapa te perdonas y perdonas y es aquí también donde te pueden empezar las dudas y miedos sobre el futuro, especialmente sobre futuras relaciones.

Es una buena etapa para hacer una revisión del papel que has tenido en otras relaciones y que necesitas cambiar para tu futuro aprendiendo de los errores del pasado.
En definitiva esta fase se vive de manera más relajada.

En definitiva esta fase se vive de manera más relajada.

Serenidad

En la tapa de serenidad concluye el duelo.
Aquí y ahora necesitas estar bien.

Es en este momento donde tú sientes que estás cansada o cansado de pasarlo mal y quiere pasar página, seguir con tu vida.

Es donde comienzas a retomar los contactos  sociales y todas tus rutinas.
Eres capaz de exponerte a situaciones y lugares que has estado evitando.

Sales o quedas si de verdad te apetece y te viene bien pero si no,  puedes quedarte en casa tranquilamente.
No te extrañe que aparezcan pequeños momentos de tristeza o nostalgia pero sin duda sabrás desecharlos con auto- mensajes de ánimo.

Aceptación

No es una etapa en sí, es cuando sabes conscientemente que el proceso ha concluido.
Eres capaz de pensar en tu pareja sin dolor.

Puede que incluso ya tengas información de tu ex sin angustia ni ansiedad y sin tener ninguna emoción negativa.
En general vas a tener un  estado de ánimo positivo y estable, te ves fuerte y capaz de seguir tu camino.

Ya no te aferras a ninguna idea de volver, ya recuerdas a esa persona te sientes liberada o liberado y capaz de rehacer tu vida llegado el momento.
El camino ya lo has hecho y si lo has desarrollado bien, seguramente has aprendido y crecido gracias a él.

Si quieres tener los pasos detallados, y echarles un vistazo cuando tengas dudas, consigue la

Check-list: 7 etapas del duelo normal.

María G. Morillo.

Proceso de duelo por separación: Las 9 fases por las que pasas para superarlo
Etiquetado en:

Un pensamiento en “Proceso de duelo por separación: Las 9 fases por las que pasas para superarlo

Deja un comentario