contra la violencia de género
Cualquier día es bueno para hablar sobre la violencia de género, ya que es un tema por desgracia, de rabiosa actualidad.
De todas maneras, es hoy, [pullquote]25 de noviembre, día mundial contra la violencia de género, cuando más eco y repercusión puede tener escribir un artículo colaborativo o cualquier tipo de evento.[/pullquote]
Voy a hablar de los diferentes ciclos de la violencia, no los voy a jerarquizar ni estructurar, simplemente voy a ir señalando de los diferentes actores que permiten que el ciclo de violencia de género se siga perpetuando durante siglos, generación tras generación. (sociedad, maltratador, mujer maltratada, hijo de padres maltratadores, leyes pocos concretas…)
Desde ya, te digo, si estás en una situación de maltrato, huye por tu vida.
Pero bueno, calma, no va a ser así de rápido, por eso, sólo te pido que leas lo que aquí se escribe, y que por lo menos te plantees tu situación.
Hoy no estoy sola, vengo acompañada de cinco compañeras y de mi hija, que han querido sincerarse, aportar su visión, opinión e incluso contar su historia para finalmente, darte pautas que te permitan ser consciente de que hay salida.
Si quieres y te lo propones puedes acabar con tu situación de maltrato.
Te recomiendo que las leas atentamente, un poquito hoy y otro poco mañana, como si de un libro se tratase, porque todo lo que cuentan es oro y puede ayudarte a que salte la chispa en tu mente y te haga ver la realidad de tu situación.
[pullquote]Estás muriendo lentamente con crueldad y sin libertad. Piensa realmente si tú te mereces eso.[/pullquote]
Te voy a contar un poco sobre:

La historia de la violencia de género

No creas que la humillación, miedo, vergüenza…que tu vives no la han sentido y la sienten más mujeres, además de ti.
Desde las épocas más remotas de la cultura humana se ha manifestado siempre la subordinación de las mujeres respecto a los hombres.
Pero no sólo se ha concebido como inferioridad femenina, sino que ha trascendido de lo racional a lo irracional, apareciendo comportamientos agresivos, que acreditados por el patriarcado y ratificado por las sociedades, ha dado lugar a lo que conocemos como violencia de género.
Ya antes del 400 a C, según recogió August Bebel, en su libro la mujer y el socialismo existían formas de explotación hacia la mujer por parte de los hombres, incluso antes que la esclavitud.
En la India, los testimonios más antiguos, cuentan que si la mujer enviudaba, era quemada junto al cadáver de su marido.
En las antigua Grecia y Roma, la mujer no tenía derechos de ningún tipo, eran el padre o el marido quienes podían disponer de ella según conveniese. (Comerciar con ella e incluso matarla).
La situación en países islámicos, antes y ahora, sigue siendo parecida.
La mujer, a partir del casamiento, adquieren la condición de propiedad privada del marido.
El Corán estipula:”Como deber del hombre es pegarle a una esposa rebelde, así, como el encierro perpetuo de los infieles en la casa”.
Siguiendo con la edad media y la edad contemporánea, no hubo muchos cambios, la mujer siempre estaba supeditada al hombre.
No es hasta finales del siglo XIX, que se dicta en EEUU, en el estado de Maryland (1882), la primera Ley para castigar el maltrato conyugal. Siendo la condena 40 latigazos.
Inexplicablemente, cesó la comisión de este delito, siendo derogada esta Ley en 1953.
En el siglo XX, se aprobaron leyes como el Decreto- Ley aprobado por Arabia Saudita, Kuwait, Emiratos Árabes, Irán e Irak, firmado en 1990, donde se permite asesinar a las mujeres de una familia en adulterio o deshonra. De todas es bien sabido las lapidaciones de mujeres que nos han llegado de los países islámicos.
Así mismo, el uso obligatorio del burka, simbolizando el aislamiento de la mujer y la falta de libertad.
En China y países asiáticos, se ha producido un auténtico genocidio de niñas recién nacidas no deseadas.
Algunas las mataban y otras las dejaban morir en orfanatos, donde las mantenían inmóviles y sin comida.
Bien sabes, que [pullquote]esta situación infame no ha terminado, que sigue la supremacía del hombre sobre la mujer, existiendo multitud de casos de violencia sobre el género femenino.[/pullquote]

Si quieres ampliar más información visita: www.eumed.net

Ten en cuenta, que la violencia dentro de la relación mujer-hombre, es a priori, aprendida, auspiciada por una personalidad  alta en neuroticismo.
Es una cuestión de trascendencia cultural, que se transmite de generación en generación.
Te han hecho ver que tus patrones de conducta y creencias son correctos, infravalorándote y sobrevalorando al hombre.
Respaldados por una sociedad que en multitud de ocasiones ha fomentado y ensalzado la superioridad masculina.
Tanto hombres como mujeres han aceptado el rol que le tocaba a cada uno/a sabiendo que no estaba bien, pero incapaces de romper el círculo de violencia.
Tú callando y aceptando que no tienes ningún derecho a tomar decisiones y que es normal que abusen de ti y él asumiendo que ella es de su propiedad, y por tanto puede hacer lo que quiera.
Voy a tratar de enumerar las características más importantes de un hombre que aparentando ser una gran persona de puertas para fuera, puede ser un asesino en un tu casa.

Perfil psicológico del maltratador

Con esto no quiero decir, que tengas que encontrar todas las características en tu pareja , sino que son las más importantes.
Sirven para hacerte una idea del hombre que no puede ser bueno nunca en tu vida, por mucho que sea el padre de tus hijos.
– Fue víctima o testigo de malos tratos; la mayoría proceden de familias donde se han dado malos tratos, habiendo sido víctimas o testigos de éstos.
– Aprendió en su familia a ser violento, adoptando la violencia como una forma de relacionarse y de conseguir aquello que se desea.
– Aspira por medio de la violencia a ejercer poder y control absoluto sobre su pareja.
– Se considera con derecho a saber todo sobre ella.
– Considera a su mujer como una posesión suya y no como una persona con vida propia.
– Tiene baja autoestima, lo cual coexiste con sus actitudes amenazantes y omnipotentes, reforzándose y confirmándosele con cada uno de los actos de violencia.
– Suele tener una imagen negativa de sí mismo.
– Se siente fracasado y no soporta los desafíos porque se siente en desventaja, lo cual es compensado con la violencia sobre personas que considera más débiles que él.
– Es celoso hasta extremos patológicos; la mayoría de actos violentos se inician ante el miedo de que su mujer le abandone. En el fondo, sienten que su mujer vale mucho más que ellos.
Siempre van a culpar a la mujer de que son ellas las que provocan que otros hombres la miren.
– Es reservado; no habla de sus sentimientos.
– Es manipulador y nunca reconoce sus errores.
– Vigila y controla las actividades de cada uno de los miembros de la familia.
– Es imprevisible, depende del humor que se levante, puede estar de lo más cariñoso, que buscando alguna excusa para discutir y vomitar toda su furia sobre su pareja.
– Controla mediante el miedo y el aislamiento social.
Habla mal de la familia de su mujer y se lleva mal con la suya. Controla el dinero y la ropa que se pone.
Procura que la mujer se quede embarazada lo antes posible, sabe que ese vínculo será irrompible, siempre van a estar unidos por algo.
– Suscribe y defiende con fuerza una concepción muy rígida de los distintos papeles y estatus de los roles familiares.
– Preconiza con educación rígida, incluyendo castigos y correcciones; ejerce su poder autoritario y controlador dentro de la familia sobre normas, cuestiones económicas, decisiones, …
– Tiene dificultades para expresar sus sentimientos y emociones.
– Utiliza la agresividad para conseguir sus logros.
– La sexualidad la basa en el poder del hombre y la sumisión de la mujer.
– Se comporta de maneras diferentes en lo privado y en lo público.
– Siempre busca la culpa en el otro, busca explicaciones a su conducta como motivada por la provocación, especialmente de su compañera o cónyuge.
– Desautoriza a su pareja ante los hijos/as.
– Son padres despegados que no suelen ser muy cariñosos con sus hijos.
Suelen tener celos de ellos, ya que sienten que su mujer les deja de prestar atención a ellos para favorecer a los hijos.
– Si van a algún evento social, aparenta normalidad , pero sin duda, procura hacerle la vida imposible a su mujer, para que no se relaje.
No tienen experiencias de disfrute, transmitiendo infelicidad a los hijos.
– Suelen ser hombres con algún tipo de dependencia (drogas, sexo, deporte…)
Ante estas características, es conveniente hacer una reflexión.

Dibujo de mi hija KRG
Dibujo de mi hija KRG

El  maltratador, no es una persona que está enferma a priori, es decir, no tiene ningún trastorno mental que justifique la violencia únicamente en el entorno familiar. (solo mujer y a veces también los hijos).
Se puede dar un aprendizaje por observación y exposición continuada a las actitudes violentas en la infancia, ya que cuanto más le importe al niño el cariño y atención de su padre, más imitará las actitudes de él.(Un padre prácticamente ausente).
Son unas actitudes que se alimentan en el seno familiar, en el momento que un niño ve que su padre le pega a su madre, ella no hace nada por evitarlo y al día siguiente lo justifica y lo tapa.
Ese niño, va acumulando resentimiento al ver la clase de hombre sin valor que es su padre al pegarle a su madre.
Sin duda alguna, ese niño sabe que eso está mal.
Paralelamente, y aunque sea difícil de creer, el niño también desarrolla un odio profundo hacia su madre, por no ser capaz de darse cuenta de que tiene que salir de ese ciclo de violencia y sobre todo lo tiene que sacar a él.
El niño necesita corroborar que eso está mal y que hay una persona que corta con el ciclo de la violencia, se preocupa por él y por todo el miedo que siente.
Hay que fortalecer su autoestima y hacerle ver que aunque sea hijo de su padre, no es su padre.
Además, como hemos visto en la historia de la violencia de género, la sociedad, no se lo pone fácil a este niño, favoreciendo patrones machistas y enviando mensajes ambivalentes.
Tenemos un cóctel molotov.
¿Podemos culpar a ese niño de ser un maltratador en el futuro? ¿Quién o quiénes son los responsables de romper el círculo de la violencia para evitar que esto se repita?
Ahí lo dejo. Si quieres dar tu opinión puedes hacerlo en los comentarios.

También puedes ver este vídeo y los niños…qué opinan de pegar a una niña.

Aunque tenemos una buena noticia

La nueva ley de protección de los menores y la infancia, que reconoce como víctimas directas a los hijos de las mujeres afectadas por la violencia de género, entra este jueves en vigor, y regula, además, la patria potestad y la custodia en entornos de maltrato.

Los poderes públicos prestarán atención especializada.
El Parlamento aprobó el pasado 16 julio, a través de dos leyes, una orgánica y otra ordinaria, el sistema de protección de la infancia y la adolescencia, que fueron publicadas en el BOE el 23 y 29 de julio.
Respecto al maltrato en el ámbito familiar, cuando los niños se encuentren bajo la patria y potestad o la tutela de una víctima de violencia de género, señala que los poderes públicos garantizarán el apoyo preciso para que permanezcan con su madre, además de prestar atención especializada y ayudar en su recuperación.

http://www.elplural.com/2015/08/13/entra-en-vigor-la-ley-que-reconoce-a-los-ninos-victimas-de-violencia-de-genero

¿Qué es el ciclo de la violencia?

Leonore Walker definió el Ciclo de la violencia a partir de su trabajo con mujeres, y actualmente es el modelo más utilizado por las/los profesionales.
1. El ciclo comienza con una primera fase de Acumulación de la Tensión, en la que la víctima percibe claramente cómo el agresor va volviéndose más susceptible, respondiendo con más agresividad y encontrando motivos de conflicto en cada situación.
2. La segunda fase supone el Estallido de la Tensión, en la que la violencia finalmente explota, dando lugar a la agresión.
3. En la tercera fase, denominada de “Luna de Miel” o Arrepentimiento, el agresor pide disculpas a la víctima, le hace regalos y trata de mostrar su arrepentimiento.
Esta fase va reduciéndose con el tiempo, siendo cada vez más breve y llegando a desaparecer. Este ciclo, en el que al castigo (agresión) le sigue la expresión de arrepentimiento que mantiene la ilusión del cambio, puede ayudar a explicar la continuidad de la relación por parte de la mujer en los primeros momentos de la misma.
Este ciclo pretende explicar la situación en la que se da violencia física, ya que la violencia psicológica no aparece de manera puntual, sino a lo largo de un proceso que pretende el sometimiento y control de la pareja.

 Recursos: http://www.psicoterapeutas.com/violencia_de_genero.html

Para que el maltratador pueda actuar, irremediablemente tiene que haber una mujer maltratada, una víctima.
Te puedes sentir identificada y creer que eres como el hámster que gira en la rueda repitiendo una y otra vez los mismos movimientos.
Pero como el hámster, si quieres, en algún momento puedes armarte de valor, ser responsable de tu vida y la de tu hijo, y dejar de ser una víctima.
Constructo que personalmente no me gusta nada. La víctima se acomoda y se deja morir. Es como su tercer apellido.
Hace ya varios años, yo decidí dejar de ser una víctima más.
Eso no fue de un día para otro.
Tuvo un coste de años de autoconocimiento y aprendizaje.
En ese recorrido me encontré con un libro que fue esclarecedor para mí, habla sobre la codependencia y cómo hay mujeres que no saben amar.
La lectura fue muy dura, me removió muchas situaciones tapadas, hechos que no quería ver, y otros que realmente no vi.
Pero, le dio un soplo de aire nuevo a mi existencia, y me animó a creer en mi proyecto de vida.
Te lo recomiendo encarecidamente, es un gran libro para cualquier mujer.

proyecto de vida mujeres que aman demasiado
Lo puedes leer aquí: Las mujeres que aman demasiado. Cómo cambiar nuestra manera de amar y dejar de sufrir. Robin Norwood.
Antes de dar paso a mis compañeras que han colaborado en este artículo, quiero nombrar esquemáticamente los pasos del Camino de la recuperación que propone Robin Norwood:
Los pasos son sencillos, pero no fáciles.
Todos son igualmente importantes y aparecen en la lista en el orden cronológico más típico.
1.- Busca ayuda.
2.- Haz que tu recuperación sea la prioridad absoluta en tu vida.
3.- Busca un grupo de apoyo integrado por pares que te entiendan.

4.- Desarrolla tu lado espiritual mediante la práctica diaria.
5.- Deja de manejar y controlar a los demás.
6.- Aprende a “no engancharte” en los juegos.
7.- Enfrenta con coraje tus propios problemas y defectos.
8.- Cultiva lo que necesite desarrollar en usted misma.
9.- Vuélvete “egoísta”
10.- Comparte con otros lo que ha experimentado o aprendido.
Amplía esta información enriqueciendo tu vida leyendo este libro tan maravilloso.
Y como decía, estoy encantada de tener hoy compañía, exactamente 5 compañeras que os van a hablar desde el corazón.

Cristina Píriz

proyecto de vida
Mentora de salud natural y transformación personal. Mi misión es promover la salud integral desde una perspectiva naturista basada en la prevención, y ofrecer soluciones y remedios naturales ante los problemas que pueden acontecer. Me estoy formando como técnica en naturopatía y en mi blog Taller de Salud comparto lo que voy aprendiendo.
https://tallerdesalud.com
1. ¿Por qué crees que la mujer maltratada sigue callando y excusando en ocasiones el maltrato y al maltratador?
Creo que la mujer maltratada ve minada su autoestima y su capacidad de resolución de problemas día a día, de forma progresiva y constante, hasta el punto de no saber ni quién es ni qué espacio ocupa en su propio entorno. Y aunque no lo he vivido personalmente me imagino lo difícil que es salir de ese bucle.
Además interviene el miedo y la culpa. La persona agresora sabe manipular a la persona agredida de forma esta se siente mal e incluso culpable como si de verdad mereciera lo que le está ocurriendo.
Por último pienso que en muchos casos la mujer maltratada ya vivió el maltrato de forma directa o indirecta en su infancia. Y pienso que le queda una herida pendiente por cerrar, y por eso es más susceptible de caer en relaciones donde sufrirá maltrato.
2. La actualización de la Ley de violencia de Género, contempla a los niños como víctimas, algo que me alegra mucho, porque eran bastante invisibles. ¿Crees que pueden pasar de víctimas a verdugos? ¿Por qué?
Sí, como comentaba antes creo que sí. Creo que estos niños reciben una idea muy siniestra de lo que significa el “amor” y las relaciones (ya que es lo que aprenden de las personas que deberían ser su fuente principal de amor) y eso va a repercutir seriamente en sus relaciones en la edad adulta. No digo que necesariamente se hagan maltratadores.
Pero si van a ser personas dañadas y heridas en lo más profundo que tendrán por delante mucho trabajo que hacer a nivel personal para sanarse internamente.
3. ¿Has conocido algún caso de violencia de género o has pasado por alguna situación así? ¿Qué pasó?
No he conocido ningún caso. Pero recuerdo que una vez, era nochebuena, vi desde el balcón de mi casa una pareja de unos 50 años pelearse. En cierto momento el hombre empujo a la mujer al suelo, y luego empezó a pegarle puñetazos y patadas, sin dejar de decirle cosas. Cogí el teléfono y llamé a la policía. Vinieron muy rápidamente, la verdad. Hablaron con ellos y vi como el hombre se excusaba, luego abrazo a la mujer en frente de la policía, y los policías se marcharon.
Luego los vi marcharse abrazados. No entendí nada. Sorprendentemente la policía me llamó de vuelta para darme las gracias, y para decirme que ellos habían explicado que había sido una pelea de nada y que todo bien.
4. ¿Puedes dar una única pauta clave a mujeres que se puedan encontrar en situación de desamparo para poder salir de ella?
Creo que siempre en tu entorno hay, al menos, una persona que te conoce, te quiere y en la que puedes confiar.
Creo que deben tener al menos una persona con la que sincerarse, y que les recuerde que valen, que tienen derecho al respeto y que las empuje a tomar acciones. Me parece esencial que no se cierren al mundo y que no se marginen en su dolor.
Y si no la tienen pues que busquen casos de mujeres que hayan pasado por una situación parecida y juntar el coraje para contactar con ellas y pedir que las asesoren.

Lily Yuste

proyecto de vida
Coach de Inteligencia Emocional y Terapeuta Menstrual
www.lilyyuste.com
1. ¿Por qué crees que la mujer maltratada sigue callando y excusando en ocasiones el maltrato y al maltratador?
Los malos tratos se siguen escusando porque así nos han educado, desde la publicidad hasta las peliculas de niños, desde el colegio hasta en la casa, se nos ha inculcado a la fuerza que somos “inferiores”, que tenemos que aguantar, que sin un hombre al lado no somos nada. La “media naranja”, el “quién te quiere te hará sufrir”, todos conceptos sociales que justifican la violencia.

2. La actualización de la Ley de violencia de Género, contempla a los niños como víctimas, algo que me alegra mucho, porque eran bastante invisibles. ¿Crees que pueden pasar de víctimas a verdugos? ¿Por qué?
Claro, los niños aprenden de nuestra actitud no de nuestras palabras, he visto con mis ojos, niños y niñas de parejas con problemas de violencia de género y ya a corta edad se ve como el niño será un posible maltratador y la niña una posible maltratada. Digo posible porque sí que se puede volver a educar a esos niños, en primer lugar y lógicamente alejándoles de la situación violenta y luego trabajando emocionalmente tanto en ellos como en los padres, especialmente en la madre.
3. ¿Has conocido algún caso de violencia de género o has pasado por alguna situación así? ¿Qué pasó?
Sí, he sido víctima de violencia de género durante 3 años, de los 20 a los 23, y desde que salí de ese hoyo, que me costó perder muchísimo, tanto a nivel material como a nivel emocional, me dedico a ayudar a víctimas de violencia de género, no es mi trabajo oficial pero constantemente trabajo con varios casos, algunas incluso las he acogido a vivir en mi casa durante el proceso de trabajo emocional tanto en ella como en sus hijos.
4. ¿Puedes dar una única pauta clave a mujeres que se puedan encontrar en situación de desamparo para poder salir de ella?
La única pauta que puedo dar y que funciona es que tienen que estar convencidas ellas mismas al 100% de querer salir de la situación violenta, parece una paradoja pero no lo es, como he dicho anteriormente nos han acostumbrado a aguantar y muchas veces las mujeres ven en los primeros síntomas de violencia de género (por ejemplo los celos) la confirmación de que ese hombre las quiere. También entran en juego otros factores que las retienen en esa situación : los problemas económicos, la situación familiar, etc… Hasta que la mujer no está convencida a nivel interno de querer abandonar esa situación violenta, nosotras, las que ayudamos en estos casos, no podemos hacer nada, tenemos las manos atadas, y realmente es un sentimiento de frustración muy grande.

María Bolívar

proyecto de vida

Proyecto Copy y soy copywriter especializada en tiendas online. Durante mis 11 años en ventas he aprendido que la gente que conecta contigo es la que te compra o contrata, por eso siempre digo que “sin conexión, no hay venta” y es a lo que me dedico ahora: a crear conexiones.
Disfruto escribiendo textos estratégicos con copywriting para que las tiendas online o los profesionales de servicios consigan conectar con sus clientes y así aumentar sus ventas.
www.proyectocopy.com
1. ¿Por qué crees que la mujer maltratada sigue callando y excusando en ocasiones el maltrato y al maltratador?
A ver, el tema del silencio es muy complicado de interpretar. La gente no entiende que una mujer maltratada sabe que lo que está viviendo no está bien, pero no consigue decir basta. Falta mucha conciencia social en eso todavía.
Hay muchos factores que influyen en su silencio. Cuando una mujer comienza una relación abusiva, cree que esos leves defectos que ella ve, no son para tanto. Entonces los soporta y se acostumbra a aguantarlos. Llega un momento que ya no los ve y entonces, se agravan.
Conforme los malos tratos se van volviendo más graves, ella cada vez se siente más enganchada, más culpable y más atrapada. Es una mezcla de sentimientos que no se puede expresar.
Por un lado sabe que las reacciones de su pareja no son normales y por otro se siente culpable por provocar esas situaciones.
Siente que sin él, no va a poder seguir adelante.

Lo cree cuando este le dice que cambiará porque la quiere y que solo ha sido su carácter explosivo. Piensa que cuando él esté menos agobiado en el trabajo, podrá estar más tranquilo y todo será como antes.
Pero ese día nunca llega, y cuando ella se da cuenta de la situación que está viviendo, está tan destrozada y tan atrapada en el miedo y el dolor que no consigue reponerse.
2. La actualización de la Ley de violencia de Género, contempla a los niños como víctimas, algo que me alegra mucho, porque eran bastante invisibles. ¿Crees que pueden pasar de víctimas a verdugos? ¿Por qué?
Los niños siempre han sido víctimas, ver cómo trata su padre a su madre no puede resultar en nada bueno. De esta situación pueden aprender dos cosas: o bien a ser sumisos como su madre o bien, a ser abusivos como su padre. No hay término medio y hasta ahora, estaban desamparados.
¿Pasar de víctimas a verdugos? No creo. En mi opinión, y teniendo en cuenta que la Ley se aplica en los casos en los que ellas denuncian, no serán ni una cosa ni la otra. Serán supervivientes como sus madres. La poca o nula relación con el padre favorecerá que no empaticen mucho con él e irán creciendo sin esa influencia perversa en sus vidas.
La fortaleza y valentía de su madre favorecerá que ellos mismos aprendan a superar sus miedos y a no dejarse llevar por la sumisión. Aprenderán a amarse a ellos mismos porque sus madres les enseñarán a hacerlo, y aprenderán a controlar sus arranques de ira porque sus madres se encargarán de hacerles comprender que nadie merece ser tratado de forma hiriente.
3. ¿Has conocido algún caso de violencia de género o has pasado por alguna situación así? ¿Qué pasó?
Sí. Sé de una chica a la que llamaremos Lucía porque me dijo que no dijera su nombre.
Bien, Lucía conoció a un chico estupendo, pero con el carácter un poco fuerte, y se enamoró perdidamente de él. Para que él no sintiera que “ella no lo quería”, empezó a borrar los límites entre confianza y control y acabó perdiéndose a sí misma sin saberlo. Se acostumbró a dar explicaciones, a sentirse culpable por los cambios de humor de su pareja y a ser “de él” en lugar de amarse ella. Pero no se dio cuenta.
Después de varios años de convivencia, tuvieron una nena, Noa, y lo que tendría que haber seguido como una relación con altibajos acabó siendo un maltrato psicológico de manual: silencios de días, malas palabras, acusaciones falsas, gritos, insultos…
Empezó a rozar lo físico cuando empezaron los agarrones, las patadas en la cama y las amenazas en las discusiones. Ella se sentía sucia después de mantener relaciones, pero no tenía valor de decir que no. Llegó a cogerle miedo al sexo porque cada vez, “lo bonito” duraba menos, y a las pocas horas después de mantener relaciones, siempre volvían los gritos.
Todo esto pasaba mientras ella se excusaba por “todo lo que hacía mal” y él se engrandecía ante las lágrimas de ella. Ella sabía que aquello no estaba bien y que no se lo merecía, pero siempre encontraba una excusa para quedarse: está nervioso con el trabajo (pero no tiene por qué pagarlo conmigo!), ha discutido con su familia (y qué pinto yo en eso?!).
No sabía por qué seguía allí, pero tampoco por qué no se iba. Hasta que un día, él la amenazó puño en alto con taparle la boca y ella reaccionó. Ella no quería aquello para ella, pero sobre todo, no quería aquello para su hija.
Se fue sin denunciar, pero no volvió más. Consiguió la custodia de Noa aunque el padre luchó por ella (con tal de hacer daño) y ahora, después de 3 años, ha rehecho su vida y ha comprendido que no necesita a nadie para ser feliz. Le costó asumir que no había sido culpa suya y que el único culpable fue él. Sufrió mucho al separarse hasta que comprendió que debía desintoxicarse de su influencia y superó el “mono” con mucho llanto, pero con dignidad.
Comprendió que su hija le dio el valor necesario y que era más fuerte de lo que se sentía.
Y ahora vive. Ahora se siente viva.
4. ¿Puedes dar una única pauta clave a mujeres que se puedan encontrar en situación de desamparo para poder salir de ella?
No existe una pauta clave o al menos, yo no la conozco. Lo siento.
Lo primero que tienen que saber es que cuando se vayan, sufrirán y que nadie les va a poder aliviar eso, pero hacerles saber, también, que después del mono, el sufrimiento se transforma en valentía y reafirmación. Y que se sentirán orgullosas de haberlo pasado y empezarán a ver a su maltratador más feo y menos hombre y ellas, mucho más mujeres. Se verán grandes y a él menos cosa y más pequeño.
Hacerles saber que si ellas no dejan ayudarse, nadie va a poder ayudarlas. El cambio debe empezar en ellas y el momento clave es cuando empiezan con los “pero yo no tengo la culpa”, por ejemplo. Eso es el comienzo de la insubordinación.
Es ahí cuando empieza la sumisión a hacer estragos y que cuando sientan eso y se digan eso, lo aviven. Se reafirmen. Lo sientan de verdad y que no se dejen engañar de nuevo ni se dejen achantar porque a él no le gustará su “nuevo yo”.
Poco a poco verán que no están solas porque cuando empiecen a explicar qué les pasa, las personas que realmente las quieren, estarán ahí y las ayudarán. Pero será porque ellas han pedido ayuda. Ese es el primer paso. Después de eso, acudir a centros de asesoramiento para mujeres maltratadas donde puedan recibir atención.
Después, para no decaer, hay un libro que es fenomenal y en el que explica qué hace un maltratador y por qué lo hace (porque se creen que tienen razón y se merecen todo, de verdad) y a la vez, cómo se siente la mujer. Cada situación desde ambos puntos de vista. Está muy bien, en serio.
Es un libro ameno y superllano, pero muy duro.

De recomendada lectura para que se digan a sí mismas que no hicieron mal en irse de su lado. El libro es “Pero si dice que me quiere” de Dina L. McMillan.
Otro consejo: que busquen la Fundación  Ana Bella en Google y miren cómo acudir a ella. Ana Bella fue una mujer maltratada que después de años de maltrato salió de aquello y fundó esta asociación. Tienen albergues, actos sociales, ayudas y formación dirigida a que las SUPERVIVIENTES rehagan su vida y tomen las riendas por sí solas (pero con ayuda).

Yolanda.

proyecto de vida
Soy coach nutricional, dietoterapeuta y experta en alimentación saludable para la mujer. Ayudo a mujeres a conciliar con la bascula para que consigan su peso ideal con los menús DietCoach que tengo en mi blog.
www.comoadelgazarcomiendo.info
1. ¿Por qué crees que la mujer maltratada sigue callando y excusando en ocasiones el maltrato y al maltratador?
La mujer se calla por miedo a lo que le pueda pasar a sus hijos o incluso a ella misma. El maltratador ya se encarga de destrozarle mentalmente y se aprovecha del amor que siente la mujer maltratada por él para mangonearla a su antojo y por este motivo es que callan hasta que ya no pueden más o ya se descubre todo cuando la matan.
2. La actualización de la Ley de violencia de Género, contempla a los niños como víctimas, algo que me alegra mucho, porque eran bastante invisibles. ¿Crees que pueden pasar de víctimas a verdugos? ¿Por qué?
Desgraciadamente si creo que los niños puedan ser hombres que maltratan ya que es lo que han vivido pero también puede haber del tipo de niño que porque no quiere hacer pasar a las personas que quiere por lo mismo que él se comporte con su familia como hubiera querido que se comportaran con él.
3. ¿Has conocido algún caso de violencia de género o has pasado por alguna situación así? ¿Qué pasó?
Sí. Si he conocido un caso muy de cerca y la verdad que no es agradable ver en el monstruo que puede llegar a ser “ese hombre” que en la calle es el más sociópata que hayas conocido.
4. ¿Puedes dar una única pauta clave a mujeres que se puedan encontrar en situación de desamparo para poder salir de ella?
Mi consejo a las mujeres prisioneras de la violencia es que : “El amor no duele” . Lo mejor es salir de esa vida en este momento, sin pensar, coge tus maletas y vete con quién te sientas arropada y protegida. Denuncia sin miedo porque una persona que te quiere no te hace daño ni físico ni psicológico. Y empieza a vivir tu vida sin ese animal que se hace llamar hombre. Quiérete mucho a ti misma y cuídate.

Nika Herrera

proyecto de vida
¡Hola! Soy Nika, socióloga, especialista en Ciencias del Trabajo, emprendedora y positiva. Trabajo en el Dpto. de RRHH de mi empresa dedicada al sector servicios y desde hace más de tres años acerco el positivismo a través de mi blog con experiencias y consejos probados por mi 😉
http://wwweldenika.com
1. ¿Por qué crees que la mujer maltratada sigue callando y excusando en ocasiones el maltrato y al maltratador?

El silencio lo impone la sociedad en la que vivimos. Cuando estudié en la universidad la asignatura de criminología, vimos este tema con detenimiento. De hecho, tuvimos que hacer un trabajo y junto a mi equipo elegimos leer y analizar el libro “Mi marido me pega lo normal”, dónde se reflejaba al 100% este silencio. Muy pocas mujeres denunciaban cuando lo escribió el autor, y aunque se haya visibilizado, siguen siendo cosas de casa. Y los trapos sucios se lavan en el interior.

¿Por qué creo que sigue ese silencio? Porque nos han enseñado a callar. Nos han enseñado a no hablar con los demás. Para nuestra desgracia vivimos en una sociedad machista, y hasta que nuestra mentalidad no evolucione y empecemos a trabajar en una sociedad igualitaria, seguirá pasando.

El silencio se impone muchas veces por vergüenza. Por el qué dirán. Sea un maltrato físico o psicológico, la gran mayoría calla, hombres y mujere por igual.

¿Por qué se les excusa? Porque cuando se suceden actos que nuestra mente no llega a entender, se busca una explicación para poder entenderlo. Y la más sencilla es que la víctima se culpabilice con pensamientos del tipo “porque me lo merezco, porque es lo normal, porque si…”

2. La actualización de la Ley de violencia de Género, contempla a los niños como víctimas, algo que me alegra mucho, porque eran bastante invisibles. ¿Crees que pueden pasar de víctimas a verdugos? ¿Por qué?

No conocía la actualización de la ley, pero siempre la he visto cojear… ¿Qué pasa con los hombres que sufren la violencia ejercida por parte de la mujer? ¿Y con las parejas homosexuales? ¿Y qué me dices de los niños que ejercen la violencia contra sus padres? ¿Y los abuelos?

La Ley tendría que contemplar todos los supuestos de la violencia doméstica que se suceden dentro del ámbito del hogar y familiar, para proteger a las víctimas y poder penalizar a los verdugos, con ordenes de alejamiento o penas de prisión dependiendo del delito cometido.

Pero sobre todo, proteger a los supuestos culpables ante las denuncias falsas. No nos damos cuenta pero muchas, acaban prosperando y se acaba culpabilizando a personas que son inocentes.

3. ¿Has conocido algún caso de violencia de género o has pasado por alguna situación así? ¿Qué pasó?

No he pasado por ningún proceso de este tipo, pero conozco varios casos, ya que debido a mi trabajo he tenido que cambiar a varias trabajadoras de centro de trabajo y pasarlas a una base de datos confidencial para protegerlas. Por suerte, ninguno de estos casos ha pasado a mayores, todos acabaron con una orden de alejamiento.

4. ¿Puedes dar una única pauta clave a mujeres que se puedan encontrar en situación de desamparo para poder salir de ella?

Si te encuentras en una situación dónde la violencia psicológica o física se está ejerciendo sobre ti, ya sea por parte de tu pareja, tus hijos o tus padres, no te calles. Habla, llama al teléfono gratuito (016), coméntaselo a tus familiares, ellos pueden ayudarte. Si decides separarte, ¡Hazlo! No aguantes más, la vida es para vivirla plenamente, no para sufrir.

No tengas miedo al cambio, podrás encontrar una solución, un trabajo, una nueva vida, porque para todo hay una solución, menos para la muerte.

Ahora te toca a ti reflexionar, vuelve a leerlo cada vez que lo necesites.
Te puede servir de guía si estás en una situación de maltrato.
Aporta tu opinión y difúndelo para que sirva de ayuda a otras mujeres.

María G. Morillo.

About Maria G.Morillo

Me llamo María, la MA-PA en una familia monoparental (las/los que estais en esta situación me entendeis).

Ayudo a madres y padres separados de familias monoparentales o reconstituidas a resolver sus conflictos y a superar el duelo por separación.

El objetivo es que consigas un aprendizaje motivador a través de multitud de herramientas y técnicas proyectivas para poder re-constituir tu nuevo proyecto de vida.

Desarrollando estrategias personales para ti y tu hijos pequeños y adolescentes.

Rompe con el ciclo de la violencia de género
Etiquetado en:

2 pensamientos en “Rompe con el ciclo de la violencia de género

  • 25 noviembre, 2016 a las 23:44
    Enlace permanente

    Gracias por la oportunidad de participar en tu post, Maria. Muy interesante ver los diferentes puntos de vista, como también los datos que nos aportas. Esperemos que se cree mas conciencia sobre este problema y que veamos años mejores. Educar correctamente a la generaciones venideras es clave.

    Un saludo,
    Cristina

    Responder
    • 26 noviembre, 2016 a las 08:51
      Enlace permanente

      Hola Cristina, gracias a ti por participar. Las mujeres debemos estar unidas en esta cuestión. Toda la razón que la educación es fundamental. Labor importante también es la concienciación de que pasa más a menudo de lo que creemos.

      Responder

Deja un comentario