juegos de apego seguro para las separacionesCuando te decides con tu pareja o en solitario a tener un hijo, lo primero que te viene a la cabeza es que esté sano,  que sea feliz y ver que evoluciona correctamente, lo puedes conseguir fomentando el apego seguro.

Como adelanto, te digo que si sigues leyendo podrás descargarte la Tabla de Evolución en juegos de apego seguro para tu hijo.

tabla juegos de apego

Esto lo puedes conseguir partiendo de la base del apego, transmitiéndole todo el amor, confianza, conocimiento de él mismo y su entorno que puedas.

Se habla mucho de la importancia del apego, sobre todo, del apego seguro.

De lo que no suele hablarse tanto es de cómo fomentarlo de forma divertida y eficaz.

Antes de entrar en faena te voy a dar una breve explicación de lo que es el apego seguro y los tipos de apego.

  1. Contenido de la entrada

    El Apego (o vínculo afectivo)

    Es una relación especial que el niño establece con un número reducido de personas.

Es un lazo afectivo que es duradero, estable y relativamente consistente y se forma entre él mismo y cada una de estas personas, un lazo que le impulsa a buscar la proximidad y el contacto con ellas.

Es, sin duda, un mecanismo innato por el que el niño busca seguridad.

Las conductas de apego se hacen más relevantes en aquellas situaciones que el niño percibe como más amenazantes (enfermedades, caídas, separaciones, peleas con otros niños….).

1.1 Tipos de apego

Tipos de apego

Si quieres saber qué tipo de apego ejerces sobre tu hijo no dejes de visitar esta página, es un test que te orienta según tu comportamiento qué tipo de apego es el que está llevando a cabo con tu hijo.

Plantilla – Test de Apego entre la Madre y el Hijo recién nacido

El siguiente paso, es saber a qué me refiero con juegos de apego.

Que el juego, a cualquier edad es fundamental para el desarrollo adecuado de tu hijo nadie lo duda.

  1. El juego de apego

Según Aletha Solter, el juego de apego tiene algunas particularidades que lo diferencian de los juegos tradicionales:

  1. Está centrado en el/la  niño/a y busca fortalecer la conexión.
  2. A menudo involucra la risa.
  3. No requiere de ningún equipamiento especial y puede tener lugar en cualquier parte, en cualquier momento.
  4. No es competitivo y no tiene reglas fijas.

Voy a explicarte para qué sirve el juego de apego y los tipo de juegos que hay, y qué puedes conseguir con cada modalidad.

  • Hay 9 tipo de juegos de apego:

1) Juego no directivo centrado en el/la niño/o: Ayuda a los niños y niñas a sentirse reconocidos, seguros y amados. Especialmente útiles para reconectar después de experiencias estresantes o separaciones, para ayudar a curarse del trauma o simplemente para fortalecer la conexión con ellos/as.

2) Juego simbólico con objetos o temas específicos: Efectivo para ayudar a los/as niños/as a curarse del trauma  o afrontar problemas conductuales.

3) Juegos de causa y efecto: Promueven la conexión, aumentan la confianza, transmiten aceptación,crean una sensación de fortalecimiento y establecen una reconfortante sensación de predecibilidad.

4) Juego de tonterías: Especialmente útiles para niños/as que tienen miedo de cometer errores.

5) Juegos de separación: Ayudan a los/las niños/as a lidiar de forma divertida con las separaciones diarias tales como ir al colegio, a superar emociones aterradoras resultantes de pérdidas o separaciones anteriores o incluso el miedo al abandono después del divorcio de los padres.

6) Juegos de inversión de poder: El adulto finge ser débil, torpe, estúpido, estar enfadado o asustado y eso ayuda al niño/a.

7) Juegos de regresión: Ayudan tanto a fortalecer la conexión como para la curación,por ejemplo después del nacimiento de un hermanito, o para papás adoptivos, al proporcionar la experiencia de ser cuidados amorosamente ayudando así a resolver el abandono o separación anteriores.

8) Actividades de contacto corporal: El juego fomenta el contacto físico y ayuda a reparar relaciones padres/madres-hijos/as, se experimenta un sensación de valía intrínseca, de seguridad, de pertenencia.

9) Juegos y actividades cooperativos: Fortalecen la conexión, útiles para conseguir cooperación, para niños y niñas que hacen trampas y para problemas conductuales derivados de la rivalidad entre hermanos o de un divorcio.

Como seguro sabes, para crear vínculos estables  es importante pasar tiempo de calidad con tus hijos y tener paciencia para conseguir una evolución favorable en tu pequeño.

Aunque sea media hora diaria, sobre todo si tus niños son pequeños y aún no traen deberes a casa.

Con esto no quiero decir que cuando sean mayores ya no debas tener en cuenta esta aportación tan valiosa, siempre hay que fomentar el apego seguro, será una garantía de un niño sano en el futuro.

Y qué mejor manera que conseguir esto que jugando.

Mi hija tiene 10 años y todavía me sigue pidiendo que juegue con ella, yo ya dedico menos tiempo al juego, porque conforme aumenta la edad, también lo hacen las tareas.

Pero me doy cuenta que a ella le encanta, los fines de semana en cuanto se levanta lo primero que me dice: ¡Mamá, vamos a jugar!

Mi hija está acostumbrada, desde pequeña, a que yo juegue con ella. Ha sido siempre un vínculo muy placentero por eso aunque sea más mayor sigue demandándolo.

Así, saco tiempo para ella porque sé que tiene muchas ventajas: y le estoy dando herramientas para que en el futuro sepa desenvolverse y sea una niña feliz.

  1. Por encima de todo le estás dando una confianza y seguridad imprescindible para desenvolverse, es decir Apego seguro, según vaya creciendo tendrá que enfrentarse a situaciones que van a requerir todo su aprendizaje previo.
  2. Mayor autoestima y autoconcepto.
  3. Estimulación temprana en música, lectura, vocabulario, habilidades psicomotrices…
  4. Nuevas conexiones cerebrales que le hace adquirir más recursos y habilidades.

Si tu hijo te lo pide, hazlo, él necesita estar contigo.

A veces puedes pensar, ¿A qué jugamos?, esta es la motivación de este post, facilitarte una serie de juegos y explicarte qué fomentan cada uno.

Puede servirte de guía para que sepas que vas por el camino correcto en la crianza de tus hijos.

No sé si te ha pasado alguna vez que te sientes perdida/o sobré qué hacer en algún momento o qué decisión tomar en determinada circunstancia.

Es difícil, sobre todo, si el peso de las decisiones recae exclusivamente sobre ti.

Serenidad, si estás aquí, es que lo estás haciendo bien.

Estás preocupándote por tu hijo, por su aprendizaje y futura estabilidad emocional. Y la garantía de una buena relación contigo.

Hasta ahora, sólo he hablado del apego del niño con la mamá, pero si  hay papá también  debe dedicar  tiempo a sus hijos, a ti, papi, ya sea por la noche, antes  de acostarlos, a la hora de comer… no como un regalo sino como complemento a  la madre.

Desde mi punto de vista, el apego lo tienen que fortalecer ambos progenitores hacia sus hijos.

No me quiero dejar nada en el tintero y quiero añadir que los juegos familiares (incluyen a los papás e hijos), es decir juegos donde participan todos los integrantes de la familia, ya que son también muy valiosos,  fomentándose la unión familiar, obteniendo multitud de ventajas:

  1. Fortalecer la familia.
  2. Crear emociones positivas juntos.
  3. Favorecer la autoestima y el amor hacia ellos mismos y los demás.

Hay muchas más, si se te ocurre alguna y quieres compartirlas, el espacio dedicado es en los comentarios.

A partir de ahora, voy a compartir contigo mis 70 juegos preferidos y los de mi hija, cuando era más pequeña, entre 0-3 años, aunque se pueden adaptar para niños un poco más mayores:

La designación niño, bebé, pequeño se refiere por igual a femenino- masculino. Lo he utilizado así por el hecho de simplificar.

Como prometí, Aquí puedes descargarte Tabla de Evolución en juegos de apego seguro

70 mejores juegos

Nº 1. A patalear¡¡¡   0-3 meses

Coloca al bebé boca arriba sobre una mesa y acércate hasta que los pies del bebé toquen tu estómago.

Cuando sienta el contacto comenzará a agitar las piernas golpeándote alternativamente.

Si presionas suavemente con un dedo en la parte inferior de los dedos de sus pies, conseguirás que extienda y flexione las piernas alternando un movimiento con el otro. Este juego favorece el desarrollo motor de sus piernas y conocimiento de su cuerpo.

Nº 2. Las manos   0-3 meses

Al principio los bebés no tienen conciencia de su propio cuerpo, por tanto, no entienden que las manos son parte de él y sólo son capaces de moverlas de forma impulsiva.

Para ayudarle a encontrarse las manitas, coloca un cascabel o un sonajero pequeño atado a las muñecas de tu hijo.

En esta etapa, para los bebés es más fácil localizar el sonido que el objeto, por eso, el tintineo del cascabel le ayudará a localizar las manos.

Con este juego estarás creando un estímulo para animarle a agitar los brazos, empezando a fortalecer sus músculos.

Nº 3. Las emociones   0-3 meses

Educar las emociones es un elemento básico para lograr un desarrollo adecuado de la personalidad de un niño.

Un bebé que tiene cubiertas todas sus necesidades biológicas debe disponer además de estímulos suficientes para sentirse satisfecho.

Si rodeas cada actividad que realizas (darle de comer, cambiarle los pañales…) de estímulos agradables conseguirá que él disfrute con esas actividades necesarias y acabará asociándolas a sensaciones placenteras.

Nº 4. Cambio de pañal    0-3 meses

El cambio de pañal también puede ser un buen momento para disfrutar con tu bebé.

Una forma de hacerlo es cantar suavemente una canción infantil mientras sustituyes un cambiar por el otro. Si al termina el trabajo le das besos en las manos y en los pies, tu hijo, no sólo se sentirá limpio si también relajado y satisfecho.

Tu bebé tratado con cariño y ternura se sentirá seguro y protegido, sensaciones imprescindibles para su desarrollo.

Nº 5. Música repetitiva   0-3 meses

Coloca un equipo de música cerca de la cuna de tu bebé y pon en él, siempre con volumen moderado, canciones de cuna o música instrumental suave en la que se repita la melodía.

Este tipo de música resulta muy relajante para los recién nacidos por su similitud con el sonido que percibían cuando estaban en el útero materno.

Nº 6. El pañuelo   0-3 meses

Sujeta delante de tu bebé un pañuelo de colores vivos, muévelo para llamar su atención. Cuando hayas conseguido que se fije en él , mueve el pañuelo de un lado a otro para que tu pequeño intente seguirlo con la mirada.

Al principio te costará, pero no tardarás en lograrlo, pues según algunas investigaciones, lo bebés recién nacido pueden ver mejor a una distancia de 20-25 cm y son sensibles a la luz y el calor.

Nº 7. La voz de la madre   0-3 meses

Los bebés reconocen la voz de la madre desde que están en el útero, por eso, les reconforta escucharla. Por eso, habla continuamente con él, aunque no te esté atendiendo.

Si tu hijo está despierto háblale mientras realiza cualquier actividad.

Recita musicalmente lo que estás haciendo en cada momento, hazlo cambiando el tono de voz y a varias distancias.

Estás estimulando el sentido del oído, favoreciendo las conexiones necesarias para el posterior desarrollo del lenguaje.

Nº 8. A secarse   0-3 meses

Después del baño, seca a tu bebé con golpecitos y frota suavemente sus brazos, sus piernas, barriguita y espalda.
A continuación dale besos por todo el cuerpo y juega con los dedos de sus manos y pies.

Mientras le hablas cariñosamente junta sus manos y sus pies para aplaudir con ellos.

Esta placentera actividad le ayuda a tomar conciencia de su cuerpo, y tu bebé se beneficia del contacto físico.

Nº 9. Caras   0-3 meses

Sujeta a tu pequeño muy cerca de ti y míralo fijamente, cuando consigas atraer su atención, cambia la expresión de tu cara con distintos gestos, sonríe, saca la lengua, tose, canta, haz muecas exageradas y sonidos extraños.

Al principio no reaccionará, pero poco a poco, irá respondiendo, moviendo brazos y piernas.

La comunicación continua con tu bebé favorece el desarrollo de las conexiones en el interior de su cerebro.

Nº 10. Te quiero   0-3 meses

Coge a tu hijo en brazos y comienza a moverlo suavemente.

Repite cariñosamente palabras “Te quiero”, mientras le das besos por todo el cuerpo.

Con este cariñoso juego , se desarrolla el vínculo de apego seguro entre tu bebé y tú.

Favorece la seguridad y el proceso de independencia vital para el pleno desarrollo de tu hijo.

Nº 11. Manoplas sonrientes   3-6 meses

Para estimular a tu bebé tanto los sentidos del oído la vista como su desarrollo motor.

Coloca las manoplas sonrientes  hechas por ti. ¿Cómo se hacen? Haz una cara cosiendo dos botones para los ojos y con varias costuras, dibuja una nariz y una boca sonriente.

Comienza primero con una mano y luego la otra de manera alternativa, acabando con las dos a la vez.

Si tienes un hijo/a mayor le puedes pedir que te ayude a realizar las manoplas.

Nº 12. Buscando las formas   3-6 meses

Tumba a tu bebé boca abajo, coloca frente a él los juguetes de forma geométrica, que antes habías colgado en su cuna.

Colócalos en posiciones, así le permitirá verlos desde ángulos diferentes y entrar en contacto con nociones como horizontal-vertical, plano-redondo,  aumentando el número de experiencias que deberá registrar su cerebro.

Puedes dejarlos unas veces cercas y otras lejos de su alcance para que pueda aprender a juzgar visualmente las distancias.

Nº 13 Juguete sonoro   3-6 meses

Los juguetes de goma blanditos que que suenan al apretarlos pueden resultar muy entretenidos para tu bebé.

Al principio estrujará el juguete accidentalmente y éste emitirá un sonido.

Más tarde, hacia los cinco o seis meses y después de hacerlo sonar varias veces por casualidad, su cerebro empezará a percibir que existe relación entre el acto de apretar el juguete y el sonido que éste emite.

Esto se denomina Condicionamiento clásico y se utiliza para multitud de situaciones en la vida diaria. Incluso para asociar situaciones desagradables con  objetos a priori neutros, por eso hay que ser muy conscientes de este hecho, para evitar crear malestar en nuestros hijos.

Nº 14 La recompensa   3-6 meses

Para animar a tu bebé a balbucear o murmurar puedes ofrecerle una recompensa agradable cada vez que lo haga.

Si está tumbado en la cuna y se pone a balbucear, acércate hablando cariñosamente, sonríe  y juega durante unos minutos con él.

Luego retírate para volver a aparecer cuando tu bebé parlotee de nuevo. Ahora, puedes cogerlo en brazos para besarlo y abrazarlo o cualquier otra actividad que a él le agrade.

Nº 15 Discriminación de sonidos   3-6 meses

Para jugar a este actividad, son necesarias dos personas, la mamá y el papá, aunque también se puede sustituir  alguno de ellos por un hermano.

Un ejemplo sería que el papá sujeta al bebé sobre su regazo mientras tú te ocultas para provocar los sonidos que atraen la atención de tu pequeño.

Se trata de producir dos sonidos distintos que provocarán también  resultados distintos.

Tú puedes tocar una campanilla y cuando tu hijo se vuelva hacia el sonido le enseñas un  juguete que le guste. A continuación puedes golpear la mesa con un puñetazo y al volverse el bebé no verá nada.

Repite varias veces al día este juego y verás como al final, tu hijo, al cabo de unos días ya no se vuelve al oír el puñetazo.

Seguimos con la modalidad de Condicionamiento clásico para el aprendizaje.

Como ves es una herramienta muy poderosa.

Nº 16 La bolsa de plástico   3-6 meses

Consigue una bolsa de plástico transparente con cierre hermético, mete dentro varias canicas, dados y otros objetos pequeños. Ciérrala bien y dásela a tu bebé para que juegue con ella.

No lo dejes solo para evitar que se la lleve a la boca y pueda dañarse con el contenido.

Tu bebé cogerá la bolsa , la apretará, intentará coger los juguetes de su interior…

La forma de la bolsa irá cambiando mientras los juguetes se van moviendo.

Estos movimientos y el ruido que producen le excitarán física y mentalmente, moverá las manos y los pies, mientras que en su cerebro se aceleran las conexiones.

Nº 17. La grabación   3-6 meses

Graba con una app en tu móvil, en tu tablet o algún programa en tu ordenador los balbuceos de tu bebé.

Más tarde, ponle la grabación para que la oiga. Observa su reacción al escuchar los sonidos.

Cuando se acostumbre y disfrute con la grabación, prueba con sonidos diferentes.

Este tipo de estímulos aceleran las conexiones que deben producirse en el cerebro para más adelante, desarrollar el lenguaje.

Nº 18. Siguiendo el sonido   3-6 meses

Coloca a tu bebé boca abajo y llama su atención con un juguete sonoro.

Cuando el pequeño levante la cabeza por el sonido, esconde el juguete durante un momento.

Observa la reacción de tu bebé al no ver el objeto pero si, escuchar la música, a continuación, descubre de nuevo el juguete celebrando su aparición.

Repítelo con otros juguetes que emitan melodías o sonidos disitintos.

Con juegos de este tipo, enseñas a tu bebé a seguir el movimiento de los objetos y el sonido que emiten aunque no lo vea.

Nº 19. Observando el movimiento   3-6 meses

Coge a tu pequeño en brazos, colócate delante de una ventana y anímalo a observar el movimiento al otro lado del cristal.

Indícale cómo cómo se mueven los árboles o los coches al pasar.

También puedes probar a ponerlo delante de una lavadora en movimiento.

Observar cosas que se mueven resulta muy divertido para tu hijo, ya que le obliga a trabajar la vista, y además con tu proximidad se siente tranquilo y seguro.

Nº 20. El baile   3-6 meses

Sujeta a tu bebé con firmeza por debajo de los brazos y muévelo suavemente en el aire, pero cerca de una superficie blanda, dejando que sus pies la rocen.

Canta alguna canción que le guste y haz bailar a tu pequeño siguiendo el ritmo.

Entre paso y paso, dale besos por todo el cuerpo.

Unidos, el movimiento rítmico y el contacto afectivo favorecen enormemente el apego seguro y el avance en su desarrollo.

Nº 21. El ábaco   6-9 meses

Un ábaco de cuentas gruesas, está demostrado que favorece la mente lógica y matemática, además de que puede ser muy divertido.

Sienta cómodamente a tu bebé y colócale delante el ábaco.

Muéstrale cómo giran las cuentas y van de un lado a otro del soporte.

Seguramente tu bebé dará manotazos sobre las cuentas para ver cómo giran, cogerá alguna intentado sacarla de la barra o las moverá de un extremo a otro.

Movimientos que le servirán para ir mejorando la psicomotricidad fina.

Recuerdo que varias veces jugué con mi hija y fue muy divertido, sobre todo ver cómo disfrutaba ella.

Nº 22. Juguete grande   6-9 meses

En esta etapa, tu bebé ya puede usar las dos manos, pero la coordinación entre ambas y sobre todo, usarlas a la vez le resulta todavía my difícil.

Juega con él a coger y arrojar juguetes con una sola mano, pero de pronto introduce un peluche tan grande que le obligue a usar las dos manos, para poder sostenerlo o intentar arrojarlo.

De esta manera, le estás ayudando a desarrollar aptitudes motoras sin esfuerzo alguno.

Nº 23. Las dos manos   6-9 meses

Dale un sonajero en una mano a tu peque y agítalo para que suene. Ensénale a pasarlo de una mano a otra colocando la que tiene vacía sobre el sonajero, entonces lo agarrará instintivamente.

Luego, ayúdale a soltar la primera mano y cuando lo haga dale un beso en ella.

Tu bebé, ya puede utilizar las dos manos, lo que le permite explorar mejor los objetos y al cambiarlos de mano, desarrollar la psicomotricidad fina y la coordinación entre el ojo y la mano.

Nº 24. El obstáculo   6-9 meses

Cuando tu bebé es capaz de coordinar sus ojos con las manos para coger un objeto. Complica el juego colocando obstáculos.

Siéntate en una alfombra o una mesa con tu bebé en el regazo.

Enséñale un juguete y seguidamente mételo dentro de una caja. Acércala a él para que pueda coger el juguete, repítelo colocando la caja en distintas posiciones.

Si es capaz de superar el obstáculo y llegar con la mano hasta el juguete, es porque empieza a asimilar las proporciones espaciales.

Nº 25. El tambor casero   6-9 meses

Sienta a tu bebé en el suelo y coloca delante de él una cacerola vieja y una cuchara de madera.

Anímalo a golpear la cacerola con la cuchara. Enseguida se mostrará entusiasmado por el ruido que produce, déjalo disfrutar durante un rato.

Está aprendiendo que es capaz de producir el ruido, comenzarlo y pararlo, lo que supone una base importante para comprender que mediante sus acciones puede alterar su entorno.

Nº 26. Tirar de la cuerda   6-9 meses

Cuelga una marioneta en la pared, a la altura exacta que permita a tu bebé tirar de su cuerda con la mano.

Acércalo a la pared y tira tú de la cuerda para que él pueda ver cómo se pone en movimiento.

A continuación, coge su mano y mete la cuerda dentro de ella, agarre la mano con suavidad y tiren juntos de la cuerda.

Luego deja que  lo haga solo, así comprobará él que también puede hacer  que la figura se mueva.

Aprenderá que al actuar sobre un objeto puede provocar un efecto determinado.

Nº 27.  El reflejo

Siéntate delante de un espejo y pon a tu bebé en el regazo.

Habla mirando al espejo, haz preguntas cortas y contéstalas moviendo las manos, la cabeza, los pies, tanto los tuyos como los de tu peque.

Deja un espacio entre pregunta y respuesta, para incitar a tu bebé a contestar.

Las frases cortas provocan el interés de tu hijo y le estimulan para empezar a balbucear.

Nº 28. Charlando-conversando

Coloca a  tu bebé sobre el regazo y mirándole a los ojos, pronuncia frases cortas.

Cuando tu peque te responda con balbuceos, recíbelos con sonrisas y gestos positivos.

Contéstale con otra frase corta para continuar así hasta llegar a establecer una especie de conversación entre los dos.

Con este juego tu bebé está desarrollando sus aptitudes lingüísticas y empezando a adquirir confianza en sí mismo.

Nº 29. Pulsar el botón   6-9 meses

Consigue un juguete que se ponga en marcha con sólo pulsar un botón.

Coloca el juguete delante de tu pequeño y oprime el botón para que suene la música, al cabo de un tiempo (1ó 2 min) vuelve a presionar el botón  para que cese el sonido.

Seguramente él se sentirá atraído por el aparato querrá cogerlo, déjalo, pronto conseguirá pulsar el botón, una y otra vez para que suene o pare la música.

Como en juegos anteriores tu bebé se da cuenta que sus acciones tienen efecto sobre el ambiente que le rodea.

Nº 30. Títeres   6-9 meses

Colócate delante de tu peque y ponte un títere en la mano. Escóndelo unos segundos en tu espalda y pregunta: ¿Dónde está?

Sácalo y saluda a tu niño acercándote a su cara.

Repite el juego varias veces hasta que tu hijo ya anticipe que va a salir, luego, prueba a esconderlo en distintos lugares.

Estudios recientes demuestran que el juego del escondite refuerza las conexiones entre las células del cerebro, favorecido por la estimulación temprana.

Nº 31. Juguetes nuevos   9-12 meses

En esta etapa de la vida de tu bebé es fácil despertar su interés, cualquier objeto nuevo atrae inmediatamente su atención, es cuando empiezan a andar, sacer todo de los armarios, tirar el mando de la tele a baño, coger el móvil…

Así que, aprovecha la oportunidad para fabricar juguetes totalmente originales.

Reúne cajas viejas, botellas , botes y otros recipientes de plástico, que no tengan bordes afilados ni entrañen peligro alguno para tu bebé.

Procura que tenga formas, texturas y tamaños diferentes.

Coloca a tu bebé en el suelo y deja los juguetes reciclados a su alcance, enseguida se convertirán en magníficos juguetes, aptos para ser explorados y así mejorar la habilidad motora de tu peque.

Nº 32. Perseguir el balón   9-12 meses

Coge un balón grande, un tubo de cartón o cualquier otra cosa que gire, hazlo rodar delante de tu bebé.

Invítale a perseguirlo por toda la casa y golpearlo con la mano cuando consiga alcanzarlo.

Aplaude y elogia su hazaña cada vez que lo haga. De esta manera, le estás ofreciendo un nuevo aliciente para gatear y así mejorar sus aptitudes motoras.

Nº 33. Los aros   9-12 meses

Sienta a tu bebé en el suelo, dale algún juego de encajar aros, ya sean de tela de madera o de plástico.

Enséñale primero a sacar los aros de la barra, colócalos tú y deja que los saque él varias veces.

Cuando haya aprendido, enséñale a ponerlos en la barra, y más tarde, a empujarlos hacia abajo.

Con este juego desarrolla las habilidades motoras y la coordinación entre el ojo y la mano.

Nº 34. La alfombra voladora   9-12 meses

Cuando vayas a lavar una toalla grande o una sábana, antes de meterla en la lavadora, puedes usarla como alfombra voladora  para transportar a tu peque en ella.

Siéntalo en la sábana o toalla y tira de ella por un extremo. Deja que disfrute viajando por todas las habitaciones de la casa.

Para tu hijo será muy divertido, favoreciendo el tema que tratamos hoy el apego seguro, y además estará practicando el sentido del equilibrio.

Nº 35. Cuchara y cuchillo   9-12 meses

La hora de la comida es un momento ideal para enseñar a tu pequeño qué objetos puede coger y cuáles no debe tocar.

Cuando esté sentado en la mesa, coloca a un lado del plato su cauchara y al otro, un cuchillo de plástico, hazlo seguro, porque sabes a ciencia cierta que lo va a agarrar.

Cuando coja la cuchara sonríe y dile que sí con gestos afirmativos, si intenta coger el cuchillo, aléjalo y con gestos negativos, explícale que no debe tocarlo.

Nº  36. Túnel para coches   9-12 meses

Una caja vacía de cereales puede convertirse en un interesante juguete.

Corta todas las pestañas de la caja y túmbala en el suelo, empuja un cochecito a través de la caja, de un lado a otro.

Observa la reacción de tu peque al ver cómo desaparece el coche y vuelve a aparecer por el otro lado.

La permanencia del objeto, comprender que las cosas siguen existiendo aunque él no las vea, proporciona seguridad y le permite ampliar su visión del mundo.

Nº  37. La rutina de jugar   9-12 meses

Además de mantener un orden rutinario para las actividades diarias de tu hijo, puedes aprovechar y meter juegos en esas rutinas.

Puedes inventar una canción indicando las posturas que debe hacer tu hijo para vestirlo, jugar al gato y al ratón para levantarlo por las mañanas, o cantar la canción de “Pimpón”, a la hora de asearlo.

Así las labores diarias se convierten en un juego, que luego te va a ahorrar muchos,” levántate, por favor”, “Vete a la ducha”…los grandes caballos de batallas de los padres.

Cuando mi hija era más pequeña, a la hora de la ducha, era un problema, o dos, primero no  quería entrar  y luego no quería salir de la ducha.

La entrada costó bastante que se fuese sin tener que insistir mucho.

Pero la salida a través de una canción que yo le cantaba, sobre las partes de su cuerpo que tenía que ir sacando poco a poco: Primero un piececito, luego una pierna, después un brazo…y así hasta con alegría decir y finalmente la cabeza!, a ella le encantaba, cuando se ponía la toalla, la felicitaba y le daba muchos besitos.

Nº 38. Con la marioneta   9-12 meses

Colócate en la mano una marioneta y mueve stu boca para nombrar algún juguete u otro objeto de tu entrono: “yo veo tu coche” ¿Ves tú el coche?

Si tu hijo no lo señala, hazlo tú, repite varias veces la frase con distintos juguetes hasta que él empiece a señalarlos.

De esta forma, promueves que tu hijo llame a los objetos por su nombre real, sustituyendo el balbuceo.

Nº 39. El juguete y la canción   9-12 meses

Siéntate cómodamente y coloca a tu peque en el regazo. Recita algún poema o canta alguna canción, y siguiendo el ritmo, hazle botar, ladearse o deslizarse por tus piernas hasta el suelo.

Repite el juego varias veces y verás cómo se divierte tu hijo y a la vez se refuerzan los vínculos emocionales existentes entre tú y él.

Nº 40. El álbum   9-12 meses

Siéntate al lado de tu hijo y mira con él un álbum de fotos en las que aparezcan miembros de la familia.

Elije una foto, y háblale de la persona de la foto y después pregúntale ¿Dónde está…? Para que él la señale en la foto.

A continuación, tapa la foto con la mano y vuelve a preguntarle. Ël entenderá el juego rápidamente y será capaz de identificar a las personas conocidas.

Nº 41. El tren   12-18 meses

Reúne varias cajas de zapatos haz dos agujeros en cada una e introduce un cordón largo para unirlas y poder tirar de ellas como si fuese un trenecito.

Cuéntale a tu peque que vais a sacar  de paseo a los muñecos y pídele que coloque uno en cada caja.

A continuación, arrastra el tren por el pasillo tirando del cordón y cantando alguna canción infantil de trenes.

Por último, deja que sea tu peque quien tire del cordón para pasear a los muñecos mientras tú repites la canción.

Para realizar esta actividad el niño utiliza varios miembros de su cuerpo y debe conseguir la coordinación entre ellos.

Nº 42. Trazando líneas   12-18 meses

Jugar con la arena en el parque requiere de tu pequeño un esfuerzo que le ayuda a mejorar la coordinación entre el ojo y la mano y sus habilidades motrices.

Ayuda a tu hijo a trazar líneas en la arena utilizando un dedo, coge su manita y guíala sobre el suelo hasta que consiga trazar una línea.

Entonces elogia su esfuerzo y repítelo con ambas manos hasta que él lo intente por sí mismo.

Nº 43. En la bañera   12-18 meses

Durante el baño puedes jugar con tu bebé a exprimir la esponja.

Hazlo tú primero y luego enséñale a él cómo debe hacerlo.

Cuando lo haya conseguido coloca a su lado un vaso de plástico y ayúdale de nuevo a exprimir la esponja, pero ahora el agua debe caer dentro del vaso.

Este ejercicio supone para tu hijo todo un reto y en su empeño por superarlo irá desarrollando las aptitudes motoras finas y reforzando los círculos nerviosos de su cerebro.

Nº 44. Arena comestible   12-18 meses

Tritura galletas con una cuchara o tenedor hasta conseguir un buen montón de migas.

Échalas en un recipiente plano de plástico.

Dale a tu peque un par de cucharas y varias tazas o cubitos de plástico para que pueda jugar haciendo montones, que serán montañas o ranuras, caminos…

En este caso no existe peligro por llevarse las cosas a la boca porque la arena es comestible.

Nº 45. El cajón   12-18 meses

La curiosidad natural de los pequeños puede llevarles a situaciones peligrosas. Intenta evitarlas colocando en el cajón más bajo de los muebles de la cocina una serie de objetos que sean inocuos.

Permite que los abra y explore su contenido mientras tú cocinas a su lado.

Periódicamente puedes cambiar los objetos para mantener el interés de tu hijo.

Así permites saciar su curiosidad y estimular su imaginación sin correr riegos, e forma segura.

Nº 46. Por secuencias   12-18 meses

Para ayudar a tu hijo a asimilar y anticipar actos de la rutina diaria puedes plantearlas por secuencias de dos acciones: Lavarse las manos y comer, ponerse el abrigo y salir a la calle, cenar y acostarse…

Al ser secuencias cortas le resultará más fácil memorizarlas y anticipar lo que viene después.

Algo que he comprobado muchas veces con mi hija, es que los imprevistos siempre alteran a los niños, confía en esta rutina y evítale esas situaciones a tu hijo, está claro, en la medida de lo posible.

La rutina diaria le da confianza y le hace sentir seguro.

Yo me dí cuenta que mi hija después de una actividad, siempre me preguntaba, mamá:¿y ahora qué vamos a hacer? Necesitaba saber cúal era la tarea siguiente. Observa a tu hijo, verás como lo hace.

Nº 47. El títere    12-18 meses

Colócate en la mano un títere o marioneta, usa el mismo que en anteriores juegos, ponle nombre, ya que ese juguete al final es un amigo que genera confianza y tranquilidad a tu hijo.

Haz que la marioneta salude a tu peque dándole la mano o con besos. Variando el tono de voz, comienza a hablar con tu pequeño.

Haz comentarios que conlleven que él pueda realizar una acción. Por ejemplo: Si sabe peinar una muñeca, sentarla en una silla, hacer que ruede un cochecito, leer un libro…

El niño adoptará diversos roles mientras se divierte jugando con el títere.

Nº 48. La lectura   12-18 meses

Cuando pasees con tu peque por la calle, señala y lee títulos que te vayas encontrando.

Lee también en voz alta los titulares de periódicos, revistas o de la televisión así tu hijo se va familiarizando con la lectura

Pero sobre todo procura dedicar cada día un rato a leer un libro con tu hijo, lee el texto mientras veis juntos los dibujos.

Luego deja que sea él quien coja el libro e investigue su contenido, tú comenta todo lo que él señale.

Nº 49. Golpes en la mesa   12-18 meses

Siéntate con tu peque en la mesa y comienza a dar golpecitos con los dedos en el borde mientras tarareas una canción.

Tu hijo te observará un instante, pero enseguida empezará a imitarte, si no es así, coge sus manitas y golpea suavemente la mesa siguiendo en ritmo.

Cuando esté animado, limítate a cantar y deja que él ponga la música.

Crear sonidos musicales reales proporciona a tu hijo mayor confianza en sí mismo.

Nº 50. La pandereta

Consigue una pandereta pequeña que tu hijo pueda manejar fácilmente. (Este juego viene muy bien en fechas navideñas).

Canta canciones, alternando ritmos lentos con rápidos y frenéticos, animándole  a tocar despacio o rápido según sea la música de la canción.

Con esta actividad, estás estimulando, sin duda,  el sentido del ritmo en tu hijo, además de asegurarle una estupenda diversión.

Nº 51. Huellas de colores   18-24 meses

En un recipiente plano echa una capa de pintura de dedos y coloca al lado dos cartulinas blancas.

Se trata de que tu pequeño se unte las manos de pintura ( si se atreve, puede intentarlo también con los pies), y vaya plasmando sus huellas en la cartulina.

Ayúdale para que las huellas sean lo más reales posibles.

Guarda las cartulinas, y repite la acción periódicamente. Servirán  como testimonio de la evolución física de tu pequeño y será un placer compararlas cuando haya pasado el tiempo.

Nº 52. Enanos y gigantes   18-24 meses

Cuenta a tu hijo una historia, puedes inventarla si quieres o buscar una en este blog, que yo he usado mucho para contar historias a mi hija.

Tienen que aparecer personajes que sean enanos y gigantes.

Cuando en historia actúen los gigantes , camina de puntillas, cuando sean enanos los que intervienen, camina agachada.

El juego consiste en que tu hijo imite esos movimientos y consiga andar como lo haces tú sin caerse.

La diversión está asegurada y el desarrollo motor de tu pequeño irá progresando sin esfuerzo.

Nº 53. La pelota de arroz   18-24 meses

Con un par de calcetines viejos (para un mayor refuerzo, puedes fabricar una original pelota para tu pequeño.

Rellena un trozo de calcetín con arroz,  y ciérralo haciendo un nudo en el extremo abierto, cúbrelo con el otro calcetín y haz otro nudo en el extremo abierto del otro calcetín.

Deja que tu hijo se divierta jugando a lanzarla con las manitas hacia delante y hacia atrás, encestarla en un cubo, darle con el pie y todo lo que se le ocurra.

La textura y el peso de la pelota de arroz son diferentes a los de cualquier otra, por eso tu peque experimentará sensaciones distintas al jugar con ella.

Nº 54. Amasar figuras   18-24 meses

Haz una masa mezclando un vaso de harina, 2 cucharadas soperas de sal y añade agua hasta que no se pegue la masa en las manos.

Sienta a tu peque a la mesa y deja que ejerza de escultor o panadero durante un rato.

La masa conseguida será blandita y moldeable, lo que le permitirá  a tu hijo trabajar con ella intentado formar figuras, también se puede ayudar con los moldes de figuras de plástico.

Es una actividad muy relajante que requiere destreza manual y por tanto está desarrollando la psicomotricidad fina.

Nº 55. A recoger   18-24 meses

Es importante acostumbrar a tu hijo desde pequeño a recoger sus juguetes.

Para motivarlo conviene que recoger se convierta en un juego.

Coge varios folios y dibuja o imprime en cada uno un tipo de juguete, un coche, una pelota, un libro, una muñeca, o varios…

Pega cada dibujo en la parte frontal de una caja o baúl, así, estás indicando los juguetes que deben colocarse dentro de cada una.

Tu hijo además de recoger está haciendo asociación entre dibujo y objeto real, y aprendiendo a clasificar juguetes.

Nº 56. Guardando juguetes   18-24 meses

Coge una caja de zapatos y corta una ranura en su tapa. Utilízala para guardar en ella los lápices de colores, rotuladores…de tu hijo.

Puedes hacerlo con varias cajas para distintos tipos de juguetes.

Tu hijo colaborará encantado a recoger pues disfrutará metiendo los juguetes por el agujero, además de practicar su coordinación con el ojo-mano.

Nº 57. El cuento   18-24 meses

Inventa un cuento sencillo y corto en el que el protagonista sea tu hijo.

En la historia puede intervenir él con algunos de sus juguetes, con papá y mamá, o con algún miembro más de la familia.

A medida que lo vayas contando, ayuda a tu peque a escenificarlo (siéntalo, dale la muñeca, invítale a caminar, baila con él, pásale el balón…)

Al terminar el cuento, aplaude con entusiasmo su actuación.

Explícale que vas a contar de nuevo el cuento y que ahora deberá actuar él sólo, sin su ayuda, siguiendo los hechos que ocurren en la historia.

Este juego le ayuda a desarrollar su imaginación y también la capacidad de escuchar y de prestar atención.

Nº 58. Los cubiertos   18-24 meses

Pon en la mesa los cubiertos de tu peque y siéntate con él. Coge la cuchara y simula  que comes algo, luego dásela a él e invítale a comer.

A continuación haz lo mismo con el tenedor y cuchillo, di en voz alta el nombre de los utensilios dependiendo del que estés utilizando.

Déjalos encima de la mesa y pide a tu hijo uno de ellos, celebra con entusiasmo sus aciertos.

Ya ha aprendido los nombres, ahora coge el tenedor y pregúntale directamente cómo se llama, para motivar a tu hijo a decir la palabra.

Nº 59. La pizarra  18-24 meses

Recorta de una revista fotos de animales, o cualquier tipo de clasificación que quieras enseñar a tu hijo (cosas de casa, animales de mar, ropa…) y pégalas con algún material que se pueda pegar y despegar sin romper el papel.

Siguiendo con la primera sugerencia, di el nombre del animal según lo vayas colocando.

A continuación pregunta a tu peque cúal es la vaca, el perro, el oso…

Cuando haya conseguido identificarlos, pregúntale directamente qué animal es y que pronuncie su nombre.

Esta actividad, le va a permitir enriquecer su vocabulario y practicar la pronunciación.

Nº 60. Maracas originales   18-24 meses

Para ayudar a tu hijo a desarrollar el sentido del ritmo, puedes utilizar gran cantidad de instrumentos.

Puedes adquirirlos aquí o también puedes fabricar instrumentos propios.

Si el niño participa en el proceso de fabricación, el instrumento será más especial.

Prueba cogiendo dos bolsas de papel o plástico. Pide a tu hijo que eche dos puñados de arroz, lentejas…Átalas con un cordón, por música y dáselas a tu peque para que toque al ritmo de la música que suene.

Nº 61. Dibujos en la piel   2-3 años

Los juegos que implican contacto físico entre tu hijo y tú, como bien hemos dicho, proporcionan no sólo diversión, sino que además una fuente de placer y seguridad para tu hijo al reforzar los vínculos emocionales que existen entre ambos.

Puedes practicarlos haciendo sencillos dibujos en su tripa y espalda para que adivine de qué se trata. Procura que sean pocos trazos y cortos.

Cuando lo consiga, podéis cambiar los papeles pasando a ser él quien dibuje sobre ti.

Con este juego tu hijo experimenta nuevas sensaciones y al final los mimos y las cosquillas serán inevitables.

Nº 62. Lavar juguetes   2-3 años

Un cubo de agua y una esponja vieja, serán elementos suficientes para que tu peque disfrute jugando al aire libre un día de sol.

Podrá lavar los coches de juguete, las muñecas los bloques de plástico de la construcción y hasta el triciclo.

Será una manera excelente de divertirse mientras ejercita sus habilidades manuales.

Nº 63. El león   2-3 años

A los niños pequeños les encanta ponerse a gatas jugando a ser un animal, anímale a levantar sus patas delanteras y a rugir como un león.

Intenta que lo haga en silencio, sólo imitando los gestos del feroz animal, gestos exagerados, sobre todo con la boca y la lengua, lo que supone un excelente ejercicio para distendir los músculos de la cara.

Nº 64. Las hojas   2-3 años

Cuando salgáis al parque a pasear en otoño, algo que te aseguro por experiencia, le va a encantar a tu hijo va a ser recoger las hojas secas que caen de los árboles.

Permite que coja las que quiera, las puedes utilizar para decorar.

Ofrécele un folio blanco sobre el que pueda pegarlas haciendo una figura.

Es una actividad divertida con la que ejercita la psicomotricidad fina, además del apego seguro al salir de casa.

Nº 65. El Zoo   2-3 años

Recorta de una revista vieja todas las fotos de animales que encuentres, luego pégalas en una cartulina y recorta sus siluetas.

A continuación córtale la cabeza a todos los animales y mezcla las piezas en una caja.

Explícale a tu hijo que debe encontrar y encajar cada cuerpo con su correspondiente cabeza.

Para hacerlo correctamente, debe realizar un proceso mental basado en la concentración, la observación y la deducción.

Nº 66. Más que leer 2-3 años

Leer a tu hijo durante unos minutos cada día es una excelente costumbre.

Cuando terminéis de leer juntos un libro, podéis jugar con las ilistraciones.

Cierra el libro y pide a tu hijo que busque entre los dibujos algo que ruede, algo duro, algo que vuele, algo blando, algo comestible…él debe abrir el libro y localizarlo.

Con esta actividad está reforzando sus aptitudes lingüísticas, fomentado en él el placer por la lectura y ayudándole a asimilar nuevos conceptos.

Nº 67. Las piedras   2-3 años

Reúne varias piedras pequeñas y lisas.

Mete la mitad en agua caliente y la otra mitad en el congelador.

Al cabo de un rato mézclalas todas encima de la mesa y deja que tu peque las toque y diga cuáles están calientes y cuáles están frías.

Después de jugar un rato con ellas, pídele que las separe en dos grupos, según su temperatura.

Está asimilando conceptos calor-frío a través de la sensaciones diferentes en su cuerpo.

Nº 68. Limpiar el polvo   2-3 años

A los niños pequeños les encanta ayudar en las tareas domésticas. Aunque, no a todos…Tengo que decir que en este juego con mi hija no tuve mucho éxito, no va a ser de las que le guste hacer faenas en casa.

Cuando tú estés haciendo la limpieza dale un plumero y un paño, para que pueda hacer la limpieza en su habitación.

Deja que limpie sus juguetes y objetos que  no puedan romperse.

Con esta actividad aprenden a asumir responsabilidades.

Muy importante reforzar la autoestima de tu hijo elogiando siempre los esfuerzos que realice.

Nº 69. Triste y feliz   2-3 años

Recorta de una cartulina blanca tres círculos de un tamaño similar a la cara de tu peque.

Dibuja en cada círculo una cara con una expresión distinta, una triste, otra alegre y otra enfadada.

A continuación sienta al niño en tu regazo y comienza a leerle un cuento, cada vez que en la lectura surja uno de los sentimientos reflejado en una de las caras, enséñale la que corresponde e intenta describir con palabras sencillas la emoción que expresa el dibujo.

A tu hijo le va a servir para ampliar su vocabulario y aprender a distinguir y expresar emociones distintas.

De gran valor para cuando empiece a relacionarse con niños de su edad y sienta alegría, tristeza o rechazo al estar con ellos. Al identificar sus emociones será más fácil que pueda gestionarlas.

Nº 70. El explorador   2-3 años

Invita a tu hijo a ser explorador  y ofrécele una linterna pequeña para ayudarse.

Enséñale un juguete pequeño y dile que lo vas a esconder. Debe taparse los ojos para no ver dónde lo escondes.

A continuación, le dices que lo busque ayudándose siempre de su linterna.

Puedes darle pistas si se acerca o aleja del objeto.

Elogia su habilidad cada vez que lo encuentre, así está fomentando su autoestima, mientras tu hijo se divierte y se familiariza con los objetos que le rodean.

Espero que hayas disfrutado del post y sea de utilidad para ti y tu hijo.

Si crees que puede ayudar a más familias  Atrevidas como la tuya, compártelo.

María G. Morillo

70 juegos que favorecen el apego seguro y niños felices

2 pensamientos en “70 juegos que favorecen el apego seguro y niños felices

Deja un comentario